tuhilorojo.com


En una noche de invierno...

por Anónimo


En una noche de invierno, cuando más brillaba el sol, una manada de cerdos volaba de flor en flor. Las mariposas comian bellotas a la sombra de un manzano. Un pobre ciego, en una piedra de madera, leía un periódico sin letras, a la luz de un candil apagado, que decía:

"Antes morir que la muerte", "Un bebé de 99 años ha sido ahogado en un incendio", y "un cementerio ha sido destruido y no ha causado víctimas". Cogí mi navaja campestre sin mango ni cuchilla y maté a un muerto. El muerto ya muerto dijo " AY! ME HAS MATADO!.

Perseguido por la injusticia sali corriendo de aquel lugar y me encontre con un carro sin ruedas que me llevo a un precipicio de quince centímetros, me tire de abajo a arriba, tras esto caí sobre el lomo de un caracol, y partí a la velocidad del rayo. Llegué a mi casa medio vivo.

Encendí la puerta y abrí la luz, puse la ropa en la cama y me acosté en la percha, y oí una voz que decía, hombre de poca ventana, asómate a la vergüenza, y le dije a mi abuela de 9 años: dame sed que tengo agua.

Me asomé a la persiana bajada y vi un letrero que decía "guantes para mancos, peines para calvos y zapatos para cojos". Indignado me fui a la Iglesia.

Dijo el cura: "oremos". Yo entendí "caguemos". Me subí los pantalones a los sobacos y me cagué en todos los bancos. Me subí los pantalones a las orejas y me cagué en todas las viejas. La que supo nadar nadó y la que no, mierda tragó.

Dijo el cura: "Coged a ese loco!". Yo entendí que habia cagado poco. Me bajé los pantalones hasta las rodillas y cagué hasta en las barandillas. Me bajé los pantalones hasta los tobillos y cagué hasta los monaguillos. Me puse a apretar y apretar y me tiré tal pedo que sonaron las campanas de Toledo.

El que sabía nadar nadaba, el que no mierda tragaba, el cura dijo amén, y mierda tragó él también.
.
Anónimo







Click para ver autores
COMPARTIR EN FACEBOOK
Versión 1-1.
Versiones derivadas de esta historia: ●1-22. ●2-12.



Historias más valoradas:
- La increíble pero cierta historia de Caperucito el cojo.
- En una noche de invierno...